Biografía Rene Magritte

René Magritte

René Magritte

Biografía

(1898–1967)
René Magritte fue un artista surrealista belga conocido por sus imágenes ingeniosas y sugerentes y su uso de gráficos sencillos e imágenes cotidianas.

¿Quién fue René Magritte?


Corrección de datos

Nos esforzamos por ser precisos y transparentes. Si ve algo que no le parece correcto, póngase en contacto con nosotros.


René Magritte fue un artista de origen belga conocido por su trabajo con el surrealismo, así como por sus imágenes que invitan a la reflexión. Tras asistir a la escuela de arte de Bruselas, trabajó en publicidad comercial para mantenerse mientras experimentaba con su pintura. En la década de 1920, comenzó a pintar en estilo surrealista y se hizo conocido por sus ingeniosas imágenes y su uso de gráficos sencillos y objetos cotidianos, dando nuevos significados a cosas familiares. Con una popularidad que aumentó con el tiempo, Magritte pudo dedicarse a su arte a tiempo completo y fue celebrado en varias exposiciones internacionales. Experimentó con numerosos estilos y formas a lo largo de su vida y fue una influencia fundamental en el movimiento del arte pop.

Vida temprana

René François Ghislain Magritte nació en Lessines, Bélgica, el 21 de noviembre de 1898, siendo el mayor de tres hermanos. El negocio de fabricación de su padre permitía a veces a la familia vivir con relativa comodidad, pero las dificultades económicas eran una amenaza constante y les obligaban a desplazarse por el país con cierta regularidad. El joven mundo de Magritte recibió un golpe mucho más destructivo en 1912, cuando su madre se suicidó ahogándose en un río. Las primeras obras que se conservan de esta época están realizadas en estilo impresionista. Sin embargo, en 1916 abandonó su casa para ir a Bruselas, donde estudió durante los dos años siguientes en la Académie Royale des Beaux-Arts. Aunque la institución no le impresionó, estuvo expuesto a estilos emergentes como el cubismo y el futurismo, que alteraron significativamente la dirección de su obra. De hecho, muchos de los cuadros de Magritte de principios de la década de 1920 tienen una clara deuda con Pablo Picasso.

Orígenes de la carrera artística de Magritte

En 1921, Magritte comenzó su servicio militar obligatorio de un año antes de volver a casa y casarse con Georgette Berger, a la que conocía desde que era un niño y con la que permanecería el resto de su vida. Tras un breve paso por una fábrica de papel pintado, encontró trabajo como diseñador independiente de carteles y anuncios mientras seguía pintando. Por aquel entonces, Magritte vio el cuadro La canción del amor del surrealista italiano Giorgio de Chirico y quedó tan impresionado por su imaginería que hizo que su propia obra tomara la nueva dirección por la que sería conocido.

Poniendo objetos familiares y mundanos, como bombines, tuberías y piedras, en contextos y yuxtaposiciones inusuales, Magritte evocó temas de misterio y locura para desafiar los supuestos de la percepción humana. Con obras tempranas como El jinete perdido y El asesino amenazado, Magritte se convirtió rápidamente en uno de los artistas más importantes de Bélgica y se encontró en el centro de su naciente movimiento surrealista. Pero cuando su primera exposición individual—en 1927 en la Galerie le Centaure—tuvo una mala acogida, un descorazonado Magritte abandonó su tierra natal para irse a Francia.

'La traición de las imágenes'

Al instalarse en el barrio parisino de Perreux-sur-Marne, Magritte se relacionó rápidamente con algunos de los más brillantes y fundadores del surrealismo, como el escritor André Breton, el poeta Paul Éluard y los artistas Salvador Dalí, Max Ernst y Joan Miró. En los años siguientes, produjo obras importantes como Los amantes y El falso espejo y también comenzó a experimentar con el uso del texto, como se ve en su pintura de 1929 La traición de las imágenes.

Pero a pesar de los progresos que Magritte estaba haciendo en su arte, todavía no había encontrado un éxito financiero significativo, y en 1930, él y Georgette regresaron a Bruselas, donde estableció una agencia de publicidad con su hermano menor Paul. Aunque las exigencias de su estudio dejaron a Magritte poco tiempo para su propio trabajo durante los años siguientes, el interés por sus pinturas comenzó a crecer y pronto vendió lo suficiente como para dejar su trabajo comercial.

Surrealismo a plena luz del sol

A finales de la década de 1930, la nueva popularidad de Magritte dio lugar a exposiciones de su obra en Nueva York y Londres. Sin embargo, el inicio de la Segunda Guerra Mundial pronto alteraría el curso de su vida y su arte. Su decisión de permanecer en Bélgica tras la ocupación nazi provocó una ruptura entre él y André Breton, y el sufrimiento y la violencia causados por la guerra le alejaron de los ambientes a menudo oscuros y caóticos del surrealismo. Contra el pesimismo generalizado, dijo, propongo ahora una búsqueda de la alegría y el placer. Obras de este periodo, como El retorno de la llama y El claro, demuestran este cambio, con sus paletas más brillantes y su técnica más impresionista.

Después de la guerra, Magritte finalizó su ruptura con la rama del surrealismo de Breton cuando él y varios otros artistas firmaron un manifiesto titulado “Surrealismo a plena luz del sol. Siguió un periodo de experimentación en el que Magritte creó cuadros chillones y provocativos antes de volver a su estilo y temática más familiares, incluyendo una reimaginación en 1948 de su Jockey perdido, pintado el mismo año de su primera exposición individual en París.

'El dominio encantado' y 'El hijo del hombre'

Con la llegada de la década de 1950, Magritte disfrutó del continuo interés internacional por su obra y continuó con su prolífica producción. En 1951, se le encargó un ciclo de murales para el casino de Knocke-le-Zoute, una ciudad de la costa belga. Terminados en 1953 y titulados El Dominio Encantado, fueron una celebración de algunas de sus imágenes más conocidas. Le siguieron más encargos en Bélgica, así como importantes exposiciones de su obra en Bruselas y en la Sidney Janis Gallery de Nueva York. Algunas de sus obras más importantes de este periodo son los cuadros Golconda y La llave de cristal. También introdujo la ya icónica manzana en su obra, sobre todo en El hijo del hombre, de 1964.

Vida posterior y legado

A pesar de que se le diagnosticó un cáncer de páncreas en 1963, Magritte pudo viajar a Nueva York para asistir a una retrospectiva de su obra en el Museo de Arte Moderno en 1965. Magritte también exploró otros medios durante esta época, realizando una serie de cortometrajes en los que aparecía su mujer, Georgette, además de experimentar con la escultura. Después de un periodo de enfermedad prolongada, el 15 de agosto de 1967, Magritte murió a la edad de 68 años. Su obra fue una de las principales influencias de artistas pop como Andy Warhol y desde entonces ha sido celebrada en innumerables exposiciones en todo el mundo. El Museo Magritte se inauguró en Bruselas en 2009.

Información de la cita

Título del artículo

Biografía de Rene Magritte

Nombre del sitio web

Topstarbiography.com

URL

https://topstarbiography.com/rene-magritte

Deja un comentario