Biografía Queen Victoria

Queen Victoria
Fotografía: Hulton Archive/Getty Images

Queen Victoria

Biografía

(1819–1901)
La reina Victoria fue reina del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda desde 1837 hasta 1901, el segundo reinado más largo de cualquier monarca británico.

¿Quién fue la reina Victoria?


Corrección de datos

Nos esforzamos por ser precisos y transparentes. Si ve algo que no le parece correcto, póngase en contacto con nosotros.


La reina Victoria fue monarca de Gran Bretaña e Irlanda desde 1837 hasta su muerte en 1901. Se convirtió en emperatriz de la India en 1877. Después de la reina Isabel II, Victoria es la segunda monarca británica más longeva.

El reinado de Victoria fue testigo de una gran expansión cultural, de avances en la industria, la ciencia y las comunicaciones, y de la construcción de ferrocarriles y del metro de Londres.

Vida temprana

Nacida como Alexandrina Victoria el 24 de mayo de 1819, el padre de la reina Victoria murió cuando ella tenía 8 meses. Su madre se convirtió en una influencia dominante en su vida. De niña, se dice que tenía un corazón cálido y vivaz.

Educada en el Palacio Real por una institutriz, tenía un don para dibujar y pintar y desarrolló una pasión por la escritura de diarios.

A pesar de su temperamento luchador, Victoria era famosa por su pequeña estatura, midiendo sólo 4 pies y 11 pulgadas. Más adelante, su peso se disparó y se dice que su cintura medía 50 pulgadas.

Padres y hermanastra

La reina Victoria era la única hija de Eduardo, duque de Kent, que era el cuarto hijo del rey Jorge III. Su madre era Victoria Saxe-Saalfield-Coburg, hermana de Leopoldo, rey de los belgas.

La reina Victoria también tenía una hermanastra 12 años mayor que ella, la princesa Feodora, fruto del primer matrimonio de su madre con Emich Carl, príncipe de Leiningen. Cuando la princesa Feodora tenía 6 años, su padre murió. Su madre se volvió a casar con el padre de la reina Victoria, el duque de Kent, y enseguida se trasladó de Alemania a Inglaterra para el nacimiento de la futura reina.

Ascensión al trono

Al nacer, Victoria era la quinta en la línea de sucesión al trono. Sin embargo, a la muerte de su padre, en 1820, Victoria se convirtió en la heredera aparente, ya que sus tres tíos supervivientes, que la precedían en la sucesión, no tenían herederos legítimos que sobrevivieran a la infancia. Cuando el rey Guillermo IV murió en junio de 1837, Victoria se convirtió en reina a la edad de 18 años.

Lord Melbourne, primer primer ministro de la reina Victoria

Lord Melbourne fue el primer primer ministro de Victoria, que ocupó el cargo en 1834 y de nuevo entre 1835 y 1841. Cuando tomó la corona por primera vez a la joven edad de 18 años, en 1837, Melbourne ayudó a enseñar a Victoria los entresijos de ser una monarca constitucional. Actuó como asesor político y confidente de la reina durante los primeros años de su reinado.

En 1840, cuando Gran Bretaña libraba guerras con Afganistán y China y se enfrentaba a un movimiento obrero, Melbourne ayudó a la reina a trabajar con un gobierno conservador poco cooperativo y le sugirió que dejara a su marido, Alberto, tomar las riendas de las responsabilidades del Estado.

Reino

Victoria ascendió al trono a los 18 años, el 20 de junio de 1837, y ocupó el cargo hasta su muerte, a los 81 años, el 22 de enero de 1901. Bajo el reinado de Victoria, Gran Bretaña experimentó una expansión industrial sin precedentes, construyendo ferrocarriles, puentes, alcantarillas subterráneas y redes de distribución de energía en gran parte del imperio. Entre 1840 y 1882 se produjeron siete atentados contra la vida de Victoria.

Se produjeron avances en la ciencia (la teoría de la evolución de Charles Darwin) y la tecnología (el telégrafo y la prensa popular), con un gran número de inventos; una enorme riqueza y pobreza; el crecimiento de grandes ciudades como Manchester, Leeds y Birmingham; el aumento de la alfabetización; y grandes obras cívicas, a menudo financiadas por filántropos industriales.

Durante el reinado de Victoria, Gran Bretaña amplió su alcance imperial, duplicando su tamaño y abarcando Canadá, Australia, India y varias posesiones en África y el Pacífico Sur. La Reina fue emblemática de la época: una entusiasta defensora del Imperio Británico, que se extendía por todo el mundo y se ganó el adagio: “El sol nunca se pone en el Imperio Británico.”

En varios momentos de su reinado, Victoria ejerció cierta influencia en los asuntos exteriores, expresando su preferencia, pero sin presionar más allá de los límites de la propiedad constitucional. Durante este tiempo, el Imperio Británico sólo experimentó algunas pequeñas guerras, ejerciendo su autoridad sobre las posesiones extranjeras.

Uno de los principales factores que ayudaron a Gran Bretaña a evitar los enredos europeos fue el matrimonio de los hijos de Victoria: directamente o por matrimonio, estaba emparentada con las casas reales de casi todas las grandes potencias europeas. Aunque el acuerdo constitucional inglés le negaba poderes en asuntos exteriores, gobernó a su familia con una mano de hierro que ayudó a mantener a Gran Bretaña alejada de las intrigas de la política europea.

Durante el reinado de Victoria, el clima político en el Parlamento británico pasó por una importante transición. El Partido Tory se dividió, formando los partidos Liberal y Conservador, y comenzó una sucesión de administraciones opuestas. Victoria desempeñó un papel crucial como mediadora entre los primeros ministros que llegaban y los que se marchaban.

Aunque detestaba al primer ministro liberal William Gladstone, encontró formas de trabajar con él, incluso durante su periodo de luto. Le gustaba especialmente el primer ministro conservador Benjamin Disraeli, que vinculó la monarquía a la expansión del imperio, lo que ayudó a restablecer la opinión pública tras la larga reclusión de Victoria tras la muerte de su amado esposo Alberto.

Victoria continuó en sus funciones hasta su muerte. Siguiendo la tradición, pasó las Navidades de 1900 en Osborne House, en la isla de Wight, donde su salud empeoró rápidamente hasta el punto de no poder regresar a Londres.

La Era Victoriana

La vida en Gran Bretaña durante el siglo XIX se conoció como la Inglaterra victoriana debido al largo reinado de Victoria y a la huella indeleble que éste y su persona dejaron en el país. Su estricta ética y su personalidad se han convertido en sinónimos de la época.

La reina Victoria y el príncipe Alberto

En 1840, Victoria se casó con su primo, el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo y Gotha, hijo del hermano de su madre. La pareja se conoció cuando Victoria tenía sólo 16 años; su tío Leopoldo les sugirió que se casaran.

Como Victoria era reina, Alberto no podía proponerle matrimonio. Así que ella le propuso matrimonio el 15 de octubre de 1839.

Al principio, la opinión pública británica no se encariñó con el príncipe alemán y éste fue excluido de cualquier cargo político oficial. En ocasiones, su matrimonio fue tempestuoso, un choque de voluntades entre dos personalidades extremadamente fuertes.

Sin embargo, la pareja se dedicó intensamente el uno al otro. El príncipe Alberto se convirtió en el aliado más fuerte de Victoria, ayudándola a navegar por las difíciles aguas políticas.

Después de varios años de sufrir dolencias estomacales, el amado Alberto de Victoria murió de fiebre tifoidea en 1861 a la edad de 42 años. Victoria quedó desolada, durmiendo con un yeso de su mano a su lado, y se recluyó durante 25 años. Durante el resto de su reinado, vistió de negro.

DESCARGAR TARJETA DE DATOS DE LA REINA VICTORIA

Los hijos de la reina Victoria

Victoria y Alberto tuvieron nueve hijos juntos:

  • La princesa Victoria Adelaida María Luisa (1840-1901), que se casó con el futuro emperador de Alemania Federico Guillermo de Prusia en 1858. A la muerte de éste, tres meses después de ocupar el trono, su hijo mayor se convirtió en el káiser Guillermo II de Alemania.
  • El príncipe Alberto Eduardo Wettin (1841-1910), que sucedió a su madre en la corona como rey Eduardo VII en 1901.
  • La princesa Alicia Maude María (1843-1878), cuya hija Alix se casó con Nicolás II, el último zar ruso.
  • El príncipe Alfredo Ernesto Alberto (1844-1900), que se casó con la hija del zar Alejandro II de Rusia. Su hija mayor, Marie, se casó con el príncipe heredero de Rumanía.
  • La princesa Helena Augusta Victoria (1846-1923)
  • La princesa Louise Caroline Alberta (1848-1939) provocó un gran escándalo al casarse con un plebeyo, John Douglas Sutherland Campbell (más tarde duque de Argyll).
  • El príncipe Arthur William Patrick (1850-1942), que se casó con la princesa Louise Margarete de Prusia.
  • Príncipe Leopold George Duncan (1853-1884)
  • Princesa Beatrice Mary Victoria (1857-1944)
  • Relación con John Brown

    John Brown era el sirviente escocés de Victoria y uno de sus amigos más cercanos, y se ha sugerido que ambos podrían haber sido amantes. Siete años menor que ella y muchos rangos por debajo, la reina dijo que Brown era su amigo más querido— una relación impensable en la época. Llegó a ser conocido como “el semental de la reina” en la casa real y le prometió su lealtad de por vida.

    Hubo rumores de que Brown y Victoria eran amantes, especialmente tras la muerte de Alberto. Los historiadores han revisado desde entonces sus diarios, editados por su hija Beatrice, y nunca han encontrado pruebas de una aventura. Pero una cosa está clara: ella lo amaba. Cuando Brown murió repentinamente en marzo de 1883, Victoria le dijo a su cuñada que era el «mejor, el corazón más verdadero que jamás haya latido». Karim era hijo de un asistente de hospital en el norte de la India y fue llevado a Inglaterra para servir en el Jubileo de Oro de la Reina en 1887. Rápidamente impresionó a la reina con su cocina, y ella le pidió que le enseñara urdu. Victoria colmó a Karim de regalos, como un carruaje privado, títulos y honores. También le encargó varios retratos.

    En las cartas a Karim, la reina se refería a él como «tu cariñosa madre» y «tu mejor amigo».

    Sin embargo, los historiadores no creen que ambos tuvieran una relación física.

    El bisnieto de Abdul, Javed Mahmood, dijo a The Telegraph en 2010 que compartían «una relación de madre e hijo». Ella se convirtió en una indofílica en parte debido a su afecto por él. Pero los prejuicios de su familia se filtraron hasta el personal de Victoria’

    La estrecha relación de Victoria y Karim&#x2019 fue un escándalo para la familia real. A la muerte de la reina, en 1901, se quemaron todas las cartas de la pareja y la hija de Victoria, Beatrice, eliminó todas las referencias a Karim de los diarios de la reina. Aunque la familia cumplió el deseo de la reina de que Karim formara parte de un pequeño grupo de dolientes en su funeral, más tarde desalojó a Karim de la casa que Victoria le había dado y lo envió de vuelta a la India.

    La relación de Karim con Victoria fue descubierta décadas después por el periodista Shrabani Basu, que visitó la casa de verano de la reina en 2003 y observó varios cuadros y un busto de Karim. Basu investigó su relación y escribió un libro, Victoria & Abdul: The True Story of the Queen’s Closest Confidant.

    Muerte y sucesor

    Victoria murió tras un largo periodo de mala salud el 22 de enero de 1901, a la edad de 81 años. Su hijo, el futuro rey Eduardo VII, y su nieto mayor, el emperador Guillermo II de Alemania, estuvieron junto a ella.

    El príncipe Alberto Eduardo Wettin, hijo mayor de Victoria, la sucedió en el trono británico como rey Eduardo VII a su muerte en 1901.

Información de la cita

Título del artículo

Biografía de Queen Victoria

Nombre del sitio web

Topstarbiography.com

URL

https://topstarbiography.com/queen-victoria

Deja un comentario