Biografía Niccolo Paganini

Niccolò Paganini

Niccolò Paganini

Biografía

(1782–1840)
El talento virtuoso de Niccolò Paganini, acompañado de su extraordinaria destreza y flexibilidad, le dio una reputación casi mítica y se le considera uno de los mejores violinistas de todos los tiempos.

¿Quién era Niccolò Paganini?


Corrección de datos

Nos esforzamos por ser precisos y transparentes. Si ve algo que no le parece correcto, póngase en contacto con nosotros.


El virtuoso violinista italiano Niccolò Paganini puede ser el ejemplo perfecto de cómo la naturaleza se une a la educación. Su padre le enseñó a tocar el violín cuando era niño y fue instruido por los mejores maestros, y Paganini fue considerado un prodigio. La ferocidad con la que tocaba, junto con sus dedos alargados y su extraordinaria flexibilidad, le dieron una reputación misteriosa, casi mítica. Acosado en la calle y con el rumor de que tenía un pacto con el diablo para alcanzar la altura de sus virtuosas interpretaciones, acabó siendo considerado el mejor violinista de todos los tiempos.

Vida temprana

Niccolò Paganini nació en Génova, Italia, el 27 de octubre de 1782, el tercero de los seis hijos de Teresa y Antonio Paganini. El padre de Paganini se dedicaba al negocio naviero, pero también tocaba la mandolina y empezó a enseñar a su hijo el violín a una edad temprana. La madre de Paganini tenía grandes esperanzas de que su hijo se convirtiera en un famoso violista.

Cuando Paganini agotó las habilidades de su padre, fue enviado a los mejores tutores de Génova, principalmente al teatro, donde aprendió armonía y contrapunto. Su primera actuación pública registrada fue en una iglesia el 26 de mayo de 1794, cuando el niño aún no tenía 12 años. Había sido influenciado por el trabajo de Auguste Frédéric Durand, un virtuoso franco-polaco del violín que tenía fama de ser un artista del espectáculo.

Entonces, el niño pasó a Alexandro Rolla en Parma, quien quedó tan impresionado con el prodigio que consideró que el curso más sabio para él era la composición. Tras un curso intensivo de estudio, Paganini regresó a Génova y comenzó a componer y a actuar, principalmente en iglesias. También estableció su propio horario de entrenamiento riguroso, a veces 15 horas al día, practicando sus propias composiciones, que a menudo eran bastante complicadas, incluso para él mismo.

Carrera musical

En 1801, Paganini, que ya estaba acostumbrado a hacer giras con su padre, fue a Lucca para actuar en el Festival de Santa Croce. Su aparición fue un éxito rotundo, ganándose el cariño de la ciudad.

Pero tenía debilidad por el juego, las mujeres y el alcohol, y se dice que tuvo una crisis nerviosa al principio de su carrera debido a esto último. Tras recuperarse, regresó a Lucca, ganándose el favor de la hermana de Napoleón, la princesa Elisa Baciocchi, y consiguiendo el puesto de violinista de la corte.

Con el tiempo, se volvió inquieto y regresó a la vida de virtuoso, recorriendo Europa, amasando riquezas al encantar al público con la ferocidad o la sensibilidad de su forma de tocar; se dice que el público rompió a llorar ante su ejecución de pasajes tiernos.

Según se dice, un mecenas quedó tan conmovido por una actuación que regaló a Paganini un codiciado violín Guarnerius. Otro juró que había visto al diablo ayudando a Paganini con una actuación especialmente apasionada.

La reputación de Paganini comenzó a adquirir proporciones míticas — a menudo era asediado en las calles. Su talento puro, su capacidad de exhibición y su dedicación a su oficio se vieron aumentados por, posiblemente, dos síndromes físicos: Marfan' y Ehlers-Danlos— uno de ellos le proporcionaba unas extremidades especialmente largas, sobre todo en los dedos, y el otro una flexibilidad extraordinaria. Sin duda, estos factores influyeron en su excepcional virtuosismo, lo que le valió apodos como «el violinista del diablo» y «el hombre de goma». Pero también perpetuó la mitología con acrobacias como cortar las cuerdas de un violín y tocar una pieza como la Danza de las brujas con una sola cuerda.

Vida personal y legado

Paganini tuvo algunos amigos íntimos, entre ellos los compositores Gioachino Rossini y Hector Berlioz, que compuso Harold en Italie para él, y una amante con la que tuvo un hijo, Aquiles, al que más tarde legitimó y al que dejó su fortuna.

Afectado por la enfermedad en los últimos años de su vida, Paganini perdió la voz en 1838. Se trasladó a Niza, Francia, para recuperarse, pero murió allí el 27 de mayo de 1840.

Paganini es considerado quizás el mejor violinista que ha existido y sus composiciones, entre las que se incluyen 24 Caprichos, sólo para violín, son algunas de las piezas más complejas jamás compuestas para el instrumento.

Información de la cita

Título del artículo

Biografía de Niccolo Paganini

Nombre del sitio web

Topstarbiography.com

URL

https://topstarbiography.com/niccolo-paganini

Deja un comentario