Biografía Jacques Louis David

Jacques-Louis David
Fotografía: API/Gamma-Rapho via Getty Images

Jacques-Louis David

Biografía

(1748–1825)
Jacques-Louis David fue un pintor del siglo XIX considerado el principal defensor del estilo neoclásico. Sus obras más famosas son «La muerte de Marat» y «Napoleón cruzando los Alpes».

¿Quién fue Jacques-Louis David?


Corrección de datos

Nos esforzamos por ser precisos y transparentes. Si ve algo que no le parece correcto, póngase en contacto con nosotros.


Jacques-Louis David fue un pintor de gran renombre, ya que su estilo de pintura histórica contribuyó a acabar con la frivolidad del periodo rococó, devolviendo el arte al ámbito de la austeridad clásica. Una de las obras más famosas de David, «La muerte de Marat» (1793), representa al célebre revolucionario francés muerto en su bañera tras un asesinato.

Vida temprana

David nació el 30 de agosto de 1748 en París, Francia. Su padre murió en un duelo cuando David tenía 9 años, y el niño fue abandonado por su madre para ser criado por dos tíos.

Cuando David mostró interés por la pintura, sus tíos le enviaron a François Boucher, un destacado pintor de la época y amigo de la familia. Boucher era un pintor rococó, pero la época rococó estaba dando paso a un estilo más clásico, por lo que Boucher decidió enviar a David a su amigo Joseph-Marie Vien, un pintor más acorde con la reacción neoclásica al rococó.

A los 18 años, el joven y talentoso artista estaba inscrito en la Académie Royale (Real Academia de Pintura y Escultura). Después de varios fracasos en concursos y de encontrar más desánimo que apoyo, durante un periodo que incluyó un intento de suicidio (aparentemente por evitar la comida), en 1774, obtuvo finalmente el Prix de Rome, una beca gubernamental que le aseguraba encargos bien remunerados en Francia. La beca también incluía un viaje a Italia, y en 1775, él y Vien fueron juntos a Roma, donde David estudió las obras maestras italianas y las ruinas de la antigua Roma.

Antes de dejar París, proclamó, "El arte de la antigüedad no me seducirá, porque carece de viveza" y las obras de los grandes maestros casi le retuvieron, tal era la atracción de su genio. En cambio, se interesó por las ideas neoclásicas originadas en Roma por, entre otros, el pintor alemán Anton Raphael Mengs y el historiador del arte Johann Joachim Winckelmann.

De vuelta a París en 1780, y con gran éxito, David expuso "Belisario pidiendo limosna", en el que combinaba su propio enfoque de la antigüedad con un estilo neoclásico que recordaba a Nicolas Poussin. En 1782, David se casó con Marguerite Pécoul, cuyo padre era un influyente contratista de obras y el superintendente de construcción del Louvre. David empezó a prosperar en ese momento, y fue elegido miembro de la Académie Royale en 1784 tras su "Andrómaca llorando a Héctor". Ese mismo año, David regresó a Roma para completar el «Juramento de los Horacios», cuyo austero tratamiento visual, con colores sombríos, composición en forma de friso y una clara iluminación, se aleja del estilo rococó imperante en la época. Expuesto en el Salón oficial de París de 1785, el cuadro causó sensación y fue considerado como la declaración de un movimiento artístico (renacimiento, de hecho) que pondría fin a la delicada frivolidad del periodo rococó. También llegó a simbolizar, en poco tiempo, el fin de la corrupción aristocrática y el retorno en Francia a la moral patriótica de la Roma republicana.

En 1787, David expuso "La muerte de Sócrates"; Dos años más tarde, en 1789, desveló "Los lictores llevando a Bruto los cuerpos de sus hijos. En ese momento, la Revolución Francesa había comenzado y, por lo tanto, esta representación de Bruto, el patriótico cónsul romano que ordenó la muerte de sus hijos traidores para salvar a la república, adquirió importancia política, al igual que el propio David.

La Revolución Francesa

En los primeros años de la Revolución, David fue miembro del grupo extremista jacobino liderado por Maximilien de Robespierre, y se convirtió en un artista activo y políticamente comprometido que participó en buena parte de la propaganda revolucionaria. Realizó obras como "José Bara", el esbozado "Juramento de la pista de tenis" y "La muerte de Lepeletier de Saint-Fargeau" durante este periodo, todas con temas revolucionarios marcados por el martirio y la heroicidad frente al establishment.

La inspiración revolucionaria de David tiene su máxima expresión en «La muerte de Marat», pintada en 1793, poco después del asesinato del líder revolucionario Jean-Paul Marat. Este llamado "piet de la Revolución" se considera la obra maestra de David&apos. En palabras de un crítico moderno, la obra es «un testimonio conmovedor de lo que puede lograrse cuando las convicciones políticas de un artista se manifiestan directamente en su obra». Marat se convirtió en un mártir político instantáneo, mientras que el cuadro se convirtió en un símbolo de sacrificio en nombre de la república.

Elegido para la Convención Nacional en 1792, David votó a favor de la ejecución de Luis XVI y María Antonieta. En 1793, David, que había ganado mucho poder gracias a su asociación con Robespierre, era efectivamente el dictador del arte de Francia. Una vez en este puesto, abolió rápidamente la Academia Real (no está claro si fue por despecho por sus luchas allí años antes, o por un deseo de revisión completa de todos los sistemas existentes).

Post-revolución y años posteriores

En 1794, Robespierre y sus aliados revolucionarios habían ido demasiado lejos en el silenciamiento de las voces contrarrevolucionarias, y el pueblo de Francia comenzó a cuestionar su autoridad. En julio de ese año, la situación llegó a un punto crítico y Robespierre fue enviado a la guillotina. David fue arrestado y permaneció en prisión hasta la amnistía de 1795.

Una vez liberado, David se dedicó a la enseñanza. Con la misma energía que había dedicado a la política revolucionaria, formó a cientos de jóvenes pintores europeos, entre ellos futuros maestros como Franois Gérard y Jean-Auguste-Dominique Ingres. (Unos 60 años más tarde, Eugene Delacroix se referiría a David como el «padre de toda la escuela moderna»). También se convirtió en el pintor oficial de Napoleón I.

David había admirado a Napoleón desde su primer encuentro y le dibujó por primera vez en 1797. Tras el golpe de estado de Napoleón en 1799, éste encargó a David que conmemorara su travesía de los Alpes: David pintó "Napoleón cruzando el Saint-Bernard" (también conocido como "Napoleón cruzando los Alpes"). Napoleón nombró a David pintor de la corte en 1804.

Tras la caída de Napoleón en 1815, David se exilió a Bruselas, Bélgica, donde perdió gran parte de su antigua energía creativa. A los diez años de su exilio, fue atropellado por un carruaje, sufriendo heridas de las que nunca se recuperaría.

Muerte

David murió el 29 de diciembre de 1825 en Bruselas, Bélgica. Debido a que había participado en la ejecución del rey Luis XVI, a David no se le permitió ser enterrado en Francia, por lo que fue enterrado en el cementerio de Evere en Bruselas. Su corazón, por su parte, fue enterrado en el cementerio de Père Lachaise, en París.

Información de la cita

Título del artículo

Biografía de Jacques Louis David

Nombre del sitio web

Topstarbiography.com

URL

https://topstarbiography.com/jacques-louis-david

Deja un comentario