Biografía Bashar Al Assad

Bashar al-Assad

Bashar al-Assad

Biografía

(1965–)
Como sucesor de su padre, Hafez, Bashar al-Assad ha continuado con el brutal gobierno de su padre en Siria.

¿Quién es Bashar al-Assad?


Corrección de datos

Nos esforzamos por ser precisos y transparentes. Si ve algo que no le parece correcto, póngase en contacto con nosotros.


Nacido el 11 de septiembre de 1965, Bashar al-Assad no tenía intención de entrar en la vida política, y mucho menos de convertirse en presidente de Siria. Pero una muerte trágica y un padre calculador se encargaron de que así fuera. Aunque prometía ser una figura transformadora que impulsaría a Siria en el siglo XXI, al-Assad ha seguido en cambio los pasos de su padre, lo que ha dado lugar a demandas de reforma y al inicio de una mortífera guerra civil.

Vida temprana

Nacido el 11 de septiembre de 1965, Bashar Hafez al-Assad es el segundo hijo del ex presidente sirio Hafez al-Assad, y de su esposa, Anisa. Hafez ascendió al poder a través del ejército sirio y del minoritario partido político alauita para hacerse con el control de Siria en 1970. Con gran parte del ejército compuesto por compañeros alauitas, fue capaz de integrar a los militares en su régimen político, y gobernó Siria con mano de hierro durante tres décadas.

Bashar creció tranquilo y reservado, a la sombra de su hermano Bassel, más dinámico y extrovertido. Educado en la escuela árabe-francesa Al Hurriya de Damasco, Bashar aprendió a hablar con fluidez inglés y francés. Se graduó en el instituto en 1982, y pasó a estudiar medicina en la Universidad de Damasco, donde se licenció en 1988. Realizó su residencia en oftalmología en el hospital militar de Tishreen, a las afueras de Damasco, y luego viajó al Western Eye Hospital de Londres, Inglaterra, en 1992.

En esta época, Bashar llevaba la vida de un estudiante de medicina, y no tenía intenciones de entrar en la vida política. Su padre había estado preparando a Bassel como futuro presidente. Pero en 1994, Bassel murió en un accidente de coche, y Bashar fue llamado a Damasco. Su vida pronto cambiaría radicalmente, ya que su padre se movilizó rápida y discretamente para que Bashar le sucediera en la presidencia.

Bashar ingresó en la academia militar de Homs, situada al norte de Damasco, y ascendió rápidamente hasta convertirse en coronel en sólo cinco años. Durante este tiempo, actuó como asesor de su padre, escuchando las quejas y los llamamientos de los ciudadanos, y dirigió una campaña contra la corrupción. Como resultado, pudo eliminar a muchos rivales potenciales.

Presidencia

Hafez al-Assad murió el 10 de junio de 2000. En los días siguientes a su muerte, el parlamento sirio votó rápidamente para rebajar la edad mínima de los candidatos presidenciales de 40 a 34 años, para que Bashar pudiera optar al cargo. Diez días después de la muerte de Hafez, Bashar al-Assad fue elegido para un mandato de siete años como presidente de Siria. En un referéndum público, sin oposición, recibió el 97% de los votos. También fue elegido líder del Partido Ba'ath y comandante en jefe del ejército.

Bashar era considerado un líder árabe de la generación más joven, que traería el cambio a Siria, una región llena de dictadores envejecidos desde hace tiempo. Tenía una buena formación y muchos creían que sería capaz de transformar el régimen de hierro de su padre en un Estado moderno. Al principio, Bashar parecía ansioso por llevar a cabo una revolución cultural en Siria. Desde el principio declaró que la democracia era «una herramienta para una vida mejor», aunque añadió que la democracia no podía precipitarse en Siria. En su primer año como presidente, prometió reformar la corrupción en el gobierno, y habló de llevar a Siria hacia la tecnología informática, Internet y los teléfonos móviles del siglo XXI.

Cuando Bashar tomó las riendas del gobierno, la economía de Siria estaba en un estado terrible. Se habían perdido las décadas de apoyo de la Unión Soviética tras su colapso en 1991. Una grave recesión a mediados de la década de 1990 se vio agravada por el despilfarro de los ingresos del petróleo en su ejército de segunda categoría. Sin embargo, en 2001, Siria mostraba muchos de los signos de una sociedad moderna—teléfonos móviles, televisión por satélite, restaurantes de moda y cibercafés.

Sin embargo, la reforma económica resultó difícil de lograr en la economía controlada por el Estado de la nación. Tras su primer año como presidente, muchas de las reformas económicas prometidas por Bashar no se habían materializado. La burocracia gubernamental, excesivamente dotada de personal y en gran medida corrupta, dificultaba la aparición de un sector privado, y Bashar parecía incapaz de realizar los cambios sistémicos necesarios para que Siria y sus 17 millones de habitantes entraran en el siglo XXI.

En los asuntos internacionales, Bashar tuvo que enfrentarse a muchos de los problemas a los que se enfrentó su padre: una relación volátil con Israel, la ocupación militar en Líbano, las tensiones con Turquía por los derechos del agua y la insegura sensación de ser una influencia marginal en Oriente Medio. La mayoría de los analistas afirman que Bashar continuó con la política exterior de su padre, proporcionando apoyo directo a grupos militantes como Hamás, Hezbolá y la Yihad Islámica, aunque Siria lo negó oficialmente.

Aunque la retirada gradual de Líbano comenzó en 2000, se aceleró rápidamente después de que Siria fuera acusada de participar en el asesinato del ex primer ministro libanés Rafik Hariri. La acusación provocó un levantamiento público en Líbano, así como la presión internacional para que se retiraran todas las tropas. Desde entonces, las relaciones con Occidente y con muchos Estados árabes se han deteriorado.

A pesar de las promesas de reforma en materia de derechos humanos, no han cambiado mucho las cosas desde que Bashar al-Assad llegó al poder. En 2006, Siria amplió el uso de las prohibiciones de viaje contra los disidentes, impidiendo a muchos entrar o salir del país. En 2007, el Parlamento sirio aprobó una ley que exigía que todos los comentarios en los foros de chat se hicieran públicos. En 2008, y de nuevo en 2011, se bloquearon sitios de redes sociales como YouTube y Facebook. Los grupos de derechos humanos han denunciado que los opositores políticos a Bashar al-Assad son torturados, encarcelados y asesinados de forma rutinaria.

Guerra civil

Tras el éxito de los cambios de régimen en Túnez, Egipto y Libia, el 26 de enero de 2011 comenzaron las protestas en Siria, exigiendo reformas políticas, el restablecimiento de los derechos civiles y el fin del estado de emergencia, vigente desde 1963. Indignados por la inacción del gobierno, las protestas se extendieron y se hicieron más grandes.

En mayo de 2011, el ejército sirio respondió con una violenta represión en la ciudad de Homs y en los suburbios de Damasco. En junio, Bashar prometió un diálogo nacional y nuevas elecciones parlamentarias, pero no se produjo ningún cambio y las protestas continuaron. Ese mismo mes, los activistas de la oposición establecieron un "Consejo Nacional" para liderar una revolución siria.

Para el otoño de 2011, muchos países pedían la dimisión del presidente Bashar al-Assad" y la Liga Árabe suspendió a Siria, lo que llevó al gobierno sirio a aceptar permitir la entrada de observadores árabes en el país. En enero de 2012, la agencia de noticias Reuters informó de que las milicias sirias (Shabeeha) habían matado a más de 5.000 civiles y que las fuerzas antirrégimen habían matado a 1.000 personas. En marzo, las Naciones Unidas aprobaron un plan de paz redactado por el ex secretario de la ONU Kofi Annan, pero esto no detuvo la violencia.

En junio de 2012, un funcionario de la ONU declaró que las revueltas se habían convertido en una guerra civil a gran escala. El conflicto continuó, con informes diarios de la muerte de decenas de civiles por parte de las fuerzas gubernamentales, y con las contrademandas del régimen de al-Assad de que los asesinatos eran un montaje o el resultado de agitadores externos.

En agosto de 2013, al-Assad fue criticado por líderes de todo el mundo, incluyendo el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro británico, David Cameron, por el uso de armas químicas contra la población civil. Sin embargo, fue capaz de evitar la intervención extranjera con la ayuda del presidente ruso Vladimir Putin, que accedió a ayudar a retirar el arsenal sirio de armas químicas.

Reelegido en su cargo en junio de 2014, Bashar al-Assad continuó su campaña contra las fuerzas rebeldes al tiempo que desestimaba los llamamientos exteriores para que dimitiera. Su posición se vio reforzada en septiembre siguiente, cuando Rusia aceptó prestar apoyo militar. En febrero de 2016, el conflicto había provocado unas 470.000 muertes en Siria, y provocó un debate internacional sobre cómo manejar los millones de refugiados que buscaban escapar de la brutalidad.

En abril de 2017, tras las noticias de otra ronda de armas químicas desatadas contra civiles, el nuevo El presidente Donald Trump ordenó ataques aéreos contra una base aérea siria, lo que provocó una fuerte condena por parte de al-Assad y sus aliados en Rusia e Irán.

Un año después, en abril de 2018, aparecieron más imágenes perturbadoras de sirios muertos o sufriendo en medio de informes de que al-Assad había vuelto a utilizar armas químicas. Según grupos de activistas de la zona, los helicópteros habían lanzado bombas de barril llenas de gas tóxico sobre Douma, la última ciudad controlada por los rebeldes en Ghouta Oriental, lo que provocó al menos cuatro docenas de víctimas. Sin embargo, la verificación independiente de las muertes por gas resultó difícil de obtener, y tanto Siria como Rusia, negaron cualquier responsabilidad por los ataques, calificándolos como un "engaño" perpetrado por los rebeldes sirios.

Independientemente, la noticia enfureció al presidente Trump, que llamó a al-Assad un "animal" e incluso lanzó una rara crítica pública a Putin por proteger al líder sirio. A primera hora de la mañana del 14 de abril, una operación conjunta de fuerzas estadounidenses, británicas y francesas llevó a cabo ataques en Siria, golpeando con éxito dos instalaciones de armas químicas y un centro de investigación científica.

Mientras tanto, un informe de la ONU descubrió que Corea del Norte había realizado aproximadamente 40 envíos de materiales de tipo arma química a Siria entre 2012 y 2017. En junio de 2018, la agencia de noticias KCNA de Corea del Norte anunció que al-Assad estaba planeando una visita de Estado para reunirse con el líder norcoreano Kim Jong-un.

Información de la cita

Título del artículo

Biografía de Bashar Al Assad

Nombre del sitio web

Topstarbiography.com

URL

https://topstarbiography.com/bashar-al-assad

Deja un comentario