Biografía Amelia Earhart

Amelia Earhart
Fotografía: Hulton Archive/Getty Images

Amelia Earhart

Biografía

(1897–c. 1939)
Amelia Earhart, la primera mujer piloto en cruzar el Océano Atlántico, desapareció misteriosamente mientras volaba sobre el Océano Pacífico en 1937.

¿Quién fue Amelia Earhart?


Corrección de datos

Nos esforzamos por ser precisos y transparentes. Si ve algo que no le parece correcto, póngase en contacto con nosotros.


Amelia Earhart, conocida cariñosamente como íLady Lindy— fue una aviadora estadounidense que desapareció misteriosamente en 1937 mientras intentaba circunnavegar el globo desde el ecuador. Earhart fue la decimosexta mujer en obtener una licencia de piloto. Realizó varios vuelos notables, entre ellos el de ser la primera mujer en cruzar el Océano Atlántico en 1928, así como la primera persona en sobrevolar tanto el Atlántico como el Pacífico. Earhart fue declarada legalmente muerta en 1939.

Vida temprana, familia y educación

Earhart nació el 24 de julio de 1897 en Atchison, Kansas. Earhart pasó gran parte de su infancia en el hogar de clase media-alta de sus abuelos maternos. La madre de Earhart, Amelia "Amy" Otis, se casó con un hombre que prometía mucho pero que nunca fue capaz de romper los lazos del alcohol. Edwin Earhart estaba en una búsqueda constante para establecer su carrera y poner a la familia en una base financiera firme. Cuando la situación empeoraba, Amy trasladaba a Earhart y a su hermana Muriel a casa de sus abuelos. Allí buscaban aventuras, explorando el vecindario, trepando a los árboles, cazando ratas y dando impresionantes paseos en el trineo de Earhart.

Incluso después de que la familia se reuniera cuando Earhart tenía 10 años, Edwin luchaba constantemente por encontrar y mantener un empleo remunerado. Esto hizo que la familia se mudara, y Earhart asistió a varias escuelas diferentes. En la escuela mostró aptitudes tempranas para las ciencias y los deportes, aunque le resultaba difícil tener un buen rendimiento académico y hacer amigos.

En 1915, Amy se separó de nuevo de su marido y trasladó a Earhart y a su hermana a Chicago para vivir con unos amigos. Allí, Earhart asistió a la Hyde Park High School, donde destacó en química. La incapacidad de su padre para ser el proveedor de la familia llevó a Earhart a independizarse y a no depender de otra persona para «cuidar» de ella.

Después de la graduación, Earhart pasó unas vacaciones de Navidad visitando a su hermana en Toronto, Canadá. Tras ver a los soldados heridos que regresaban de la Primera Guerra Mundial, se ofreció como ayudante de enfermería para la Cruz Roja. Earhart llegó a conocer a muchos pilotos heridos. Desarrolló una gran admiración por los aviadores, y pasaba gran parte de su tiempo libre observando las prácticas del Royal Flying Corps en el aeródromo cercano. En 1919, Earhart se matriculó en los estudios de medicina de la Universidad de Columbia. Lo dejó un año después para estar con sus padres, que se habían reunido en California.

Aprendiendo a volar y los primeros años de su carrera

En una exhibición aérea en Long Beach en 1920, Earhart dio un paseo en avión que transformó su vida. Fueron sólo 10 minutos, pero cuando aterrizó supo que tenía que aprender a volar. Trabajando en diversos empleos, desde fotógrafa a camionera, ganó suficiente dinero para recibir clases de vuelo de la pionera aviadora Anita "Neta" Snook. Earhart se dedicó a aprender a volar. Leía todo lo que podía encontrar sobre el vuelo y pasaba gran parte de su tiempo en el aeródromo. Se cortaba el pelo, al estilo de otras aviadoras. Preocupada por lo que pudieran pensar de ella otros pilotos más experimentados, incluso durmió con su nueva chaqueta de cuero durante tres noches para darle un aspecto más «desgastado».

En el verano de 1921, Earhart compró un biplano Kinner Airster de segunda mano pintado de amarillo brillante. El 22 de octubre de 1922, Earhart voló su avión a 14.000 pies de altura, lo que supuso el récord mundial de altitud para una mujer piloto. El 15 de mayo de 1923, Earhart se convirtió en la decimosexta mujer en obtener una licencia de piloto por parte del organismo mundial de aeronáutica, la Federación Aeronáutica.

Durante este periodo, la familia Earhart vivió principalmente de la herencia de la madre de Amy. Amy administró los fondos pero, en 1924, el dinero se había agotado. Sin perspectivas inmediatas de ganarse la vida volando, Earhart vendió su avión. Tras el divorcio de sus padres, ella y su madre emprendieron un viaje por todo el país que comenzó en California y terminó en Boston. En 1925, se matriculó de nuevo en la Universidad de Columbia, pero se vio obligada a abandonar sus estudios debido a las limitaciones económicas. Earhart encontró trabajo primero como profesora y luego como trabajadora social.

Earhart volvió poco a poco a la aviación en 1927, haciéndose miembro de la American Aeronautical Society de Boston. También invirtió una pequeña cantidad de dinero en el aeropuerto de Dennison, en Massachusetts, y actuó como representante de ventas de los aviones Kinner en la zona de Boston. A medida que escribía artículos de promoción de la aviación en el periódico local, empezó a ganar adeptos como celebridad local.

Primer vuelo transatlántico como pasajera

Después del vuelo en solitario de Charles Lindbergh de Nueva York a París en mayo de 1927, aumentó el interés por que una mujer cruzara el Atlántico. En abril de 1928, Earhart recibió una llamada telefónica del capitán Hilton H. Railey, piloto y publicista, en la que le preguntaba: «¿Le gustaría cruzar el Atlántico en avión?». Pronto fue seleccionada para ser la primera mujer en un vuelo transatlántico… como pasajera. El 17 de junio de 1928, Earhart despegó del puerto de Trepassey, en Terranova, en un Fokker F.Vllb/3m llamado Friendship. La acompañaban en el vuelo el piloto Wilmer "Bill" Stultz y el copiloto/mecánico Louis E. "Slim" Gordon. Aproximadamente 20 horas y 40 minutos después, aterrizaron en Burry Point, Gales, en el Reino Unido. Debido a las condiciones meteorológicas, Stultz realizó todo el vuelo. A pesar de que este era el acuerdo pactado, Earhart confesó más tarde que se sentía «como un equipaje, como un saco de patatas», y añadió: «Quizá algún día lo intente sola». La prensa apodó a Earhart «Lady Lindy», un derivado del apodo de «Lucky Lind» para Lindbergh.

Libro: «20 horas, 40 minutos». Tras su publicación ese mismo año, Putnam, colaborador y editor de Earhart, la promocionó intensamente mediante una gira de libros y conferencias y la promoción de productos. Earhart se involucró activamente en las promociones, sobre todo de moda femenina. Durante años había cosido su propia ropa, y ahora contribuyó con su aportación a una nueva línea de moda femenina que encarnaba un aspecto elegante y resuelto, pero femenino.

A través de su apoyo a las celebridades, Earhart ganó notoriedad y aceptación en el ojo público. Aceptó un puesto de editora asociada en la revista Cosmopolitan y utilizó este medio para hacer campaña a favor del transporte aéreo comercial. Desde este foro, se convirtió en promotora de Transcontinental Air Transport, más tarde conocida como Trans World Airlines (TWA), y fue vicepresidenta de National Airways, que realizaba rutas en el noreste.

Personalidad

La imagen pública de Earhart presentaba a una mujer amable y algo tímida que demostraba un talento y una valentía notables. Sin embargo, en su interior, Earhart albergaba un ardiente deseo de distinguirse del resto del mundo. Era una piloto inteligente y competente que nunca entró en pánico ni perdió los nervios, pero no era una aviadora brillante. Sus habilidades siguieron el ritmo de la aviación durante la primera década del siglo pero, a medida que la tecnología avanzaba con sofisticados equipos de radio y navegación, Earhart continuó volando por instinto.

Reconoció sus limitaciones y trabajó continuamente para mejorar sus habilidades, pero la constante promoción y las giras nunca le dieron el tiempo que necesitaba para ponerse al día. Reconociendo el poder de su celebridad, se esforzó por ser un ejemplo de valor, inteligencia y confianza en sí misma. Esperaba que su influencia ayudara a derribar los estereotipos negativos sobre las mujeres y les abriera las puertas en todos los campos.

Earhart se propuso establecerse como una respetada aviadora. Poco después de regresar de su vuelo transatlántico de 1928, emprendió un exitoso vuelo en solitario a través de Norteamérica. En 1929, participó en el primer Derby Aéreo Femenino de Santa Mónica a Cleveland, quedando en tercer lugar. En 1931, Earhart pilotó un autogiro Pitcairn PCA-2 y estableció un récord mundial de altitud de 18.415 pies. Durante esta época, Earhart se unió a las Noventa Nueve, una organización de mujeres piloto que promovía la causa de las mujeres en la aviación. Se convirtió en la primera presidenta de la organización en 1930.

Primer vuelo en solitario de una mujer a través del Atlántico

El 20 de mayo de 1932, Earhart se convirtió en la primera mujer en cruzar el Atlántico en solitario, en un viaje de casi 15 horas desde Harbour Grace, Terranova, hasta Culmore, Irlanda del Norte. Antes de casarse, Earhart y Putnam trabajaron en planes secretos para realizar un vuelo en solitario a través del Océano Atlántico. A principios de 1932, habían hecho sus preparativos y anunciaron que, en el quinto aniversario del vuelo de Lindbergh a través del Atlántico, Earhart intentaría la misma hazaña.

Earhart despegó por la mañana de Harbour Grace, Terranova, con el ejemplar de ese día del periódico local para confirmar la fecha del vuelo. Casi inmediatamente, el vuelo tuvo dificultades al encontrarse con densas nubes y hielo en las alas. Al cabo de unas 12 horas, las condiciones empeoraron y el avión empezó a tener problemas mecánicos. Sabía que no iba a llegar a París como lo había hecho Lindbergh, así que empezó a buscar un nuevo lugar para aterrizar. El 22 de mayo de 1932, Earhart se presentó en el aeródromo de Hanworth, en Londres, donde recibió una cálida bienvenida por parte de los residentes locales. El vuelo de Earhart la convirtió en una heroína internacional. Como resultado, recibió muchos honores, incluyendo la Medalla de Oro de la Sociedad Geográfica Nacional, entregada por el Presidente Herbert Hoover; la Cruz de Vuelo Distinguida del Congreso de Estados Unidos; y la Cruz de Caballero de la Legión de Honor del gobierno francés.

Otros vuelos notables

Earhart realizó un viaje en solitario desde Honolulu (Hawai) hasta Oakland (California), lo que la convirtió en la primera mujer y en la primera persona en cruzar los océanos Atlántico y Pacífico. En abril de 1935, voló sola de Los Ángeles a Ciudad de México, y un mes más tarde voló de Ciudad de México a Nueva York. Entre 1930 y 1935, Earhart estableció siete récords femeninos de velocidad y distancia en diversos aviones. En 1935, Earhart se incorporó a la facultad de la Universidad de Purdue como asesora profesional y técnica del Departamento de Aeronáutica, y comenzó a contemplar una última lucha para dar la vuelta al mundo.

Casamiento con Putnam

El 7 de febrero de 1931, Earhart se casó con Putnam, el editor de su autobiografía, en la casa de su madre en Connecticut. Putnam ya había publicado varios escritos de Lindbergh cuando vio el vuelo transatlántico de Earhart en 1928 como una historia de éxito con Earhart como protagonista. Putnam, que estaba casado con la heredera de Crayola, Dorothy Binney Putnam, invitó a Earhart a mudarse a su casa de Connecticut para trabajar en su libro.

Earhart se hizo muy amigo de Dorothy, pero surgieron rumores sobre un romance entre Earhart y Putnam, quienes insistieron en que la primera parte de su relación fue estrictamente profesional. Según Whistled Like a Bird, un libro sobre Dorothy escrito por su nieta Sally Putnam Chapman, Dorothy era infeliz en su matrimonio y tenía una aventura con el tutor de su hijo. Los Putnam se divorciaron en 1929. Poco después de su separación, Putnam persiguió activamente a Earhart, pidiéndole matrimonio en varias ocasiones. Earhart se negó, pero la pareja acabó casándose en 1931. El día de su boda, Earhart escribió una carta a Putnam en la que le decía: «Quiero que entiendas que no te exigiré ningún código medieval de fidelidad hacia mí ni me consideraré vinculada a ti de forma similar». Earhart compró un avión Lockheed Electra L-10E y reunió a una tripulación de tres hombres de alto nivel: El capitán Harry Manning, Fred Noonan y Paul Mantz. Manning, que había sido el capitán del President Roosevelt, que trajo a Earhart de vuelta de Europa en 1928, se convertiría en el primer navegante de Earhart. Noonan, que tenía una amplia experiencia en navegación marítima y de vuelo, sería el segundo navegante. Mantz, un piloto de acrobacias de Hollywood, fue elegido para ser el asesor técnico de Earhart.

El plan original era despegar de Oakland, California, y volar hacia el oeste hasta Hawai. Desde allí, el grupo volaría a través del Océano Pacífico hasta Australia. A continuación, cruzarían el subcontinente de la India, seguirían hacia África, luego hacia Florida y volverían a California.

El 17 de marzo de 1937, despegaron de Oakland en la primera etapa. Tuvieron algunos problemas periódicos al volar por el Pacífico y aterrizaron en Hawai para realizar algunas reparaciones en el Campo de la Marina de los Estados Unidos en la Isla Ford de Pearl Harbor. Después de tres días, el Electra inició su despegue, pero algo salió mal. Earhart perdió el control y el avión cayó en la pista. La forma en que esto ocurrió sigue siendo objeto de controversia. Varios testigos, entre ellos un periodista de Associated Press, afirmaron haber visto el estallido de un neumático. Otras fuentes, como Paul Mantz, indicaron que fue un error del piloto. Aunque nadie resultó gravemente herido, el avión quedó gravemente dañado y tuvo que ser enviado de vuelta a California para realizar extensas reparaciones.

En el ínterin, Earhart y Putnam consiguieron financiación adicional para un nuevo vuelo. El estrés del retraso y las agotadoras apariciones para recaudar fondos dejaron a Earhart exhausta. Cuando el avión fue reparado, los patrones meteorológicos y los cambios en los vientos globales obligaron a modificar el plan de vuelo. Esta vez Earhart y su tripulación volarían hacia el este. El capitán Harry Manning no se uniría al equipo, debido a compromisos previos. Paul Mantz también estuvo ausente, al parecer debido a una disputa contractual.

Después de volar de Oakland a Miami, Florida, Earhart y Noonan despegaron el 1 de junio de Miami con mucha fanfarria y publicidad. El avión voló hacia América Central y del Sur, girando hacia el este para dirigirse a África. Desde allí, el avión cruzó el Océano Índico y finalmente aterrizó en Lae, Nueva Guinea, el 29 de junio de 1937. Se habían completado unas 22.000 millas del viaje. Las 7.000 millas restantes tendrían lugar sobre el Pacífico.

En Lae, Earhart contrajo disentería que le duró varios días. Mientras se recuperaba, se hicieron varios ajustes necesarios en el avión. Se guardaron cantidades extra de combustible a bordo. Se guardaron los paracaídas, ya que no serían necesarios mientras se volaba a lo largo del vasto y desolado Océano Pacífico.

El plan del piloto era dirigirse a la isla Howland, a 2.556 millas de distancia, situada entre Hawai y Australia. La isla, una franja de tierra plana de 1.500 pies de largo, 1.600 pies de ancho y no más de 20 pies por encima de las olas del océano, sería difícil de distinguir de las formas de nubes de aspecto similar. Para hacer frente a este desafío, Earhart y Noonan tenían un elaborado plan con varias contingencias. Se utilizaría la navegación celeste para seguir sus rutas y mantener el rumbo. En caso de cielos nublados, tenían comunicación por radio con un buque de la Guardia Costera de Estados Unidos, el Itasca, estacionado frente a la isla de Howland. También podían utilizar sus mapas, la brújula y la posición del sol naciente para hacer una estimación de su posición con respecto a la isla Howland. Después de alinearse con la latitud correcta de Howland, corrían hacia el norte y el sur en busca de la isla y de la columna de humo que enviaba la Itasca. Incluso tenían planes de emergencia para abandonar el avión si era necesario, creyendo que los tanques de combustible vacíos darían al avión algo de flotabilidad, así como tiempo para entrar en su pequeña balsa inflable para esperar el rescate.

Earhart y Noonan salieron de Lae el 2 de julio de 1937, a las 12:30 AM, dirigiéndose al este hacia la isla de Howland. Aunque los pilotos parecían tener un plan bien pensado, varias decisiones tempranas provocaron graves consecuencias más adelante. Se dejaron atrás equipos de radio con frecuencias de menor longitud de onda, presumiblemente para dejar más espacio para los bidones de combustible. Estos equipos podían emitir señales de radio a mayores distancias. Debido a las cantidades inadecuadas de combustible de alto octanaje, el Electra llevaba unos 1.000 galones — 50 galones menos de su capacidad total.

La tripulación del Electra' se encontró con dificultades casi desde el principio. Los testigos del despegue del 2 de julio informaron de que una antena de radio puede haber sido dañada. También se cree que, debido a las extensas condiciones de nubosidad, Noonan podría haber tenido dificultades extremas con la navegación celeste. Por si fuera poco, más tarde se descubrió que los pilotos utilizaban mapas que podían ser inexactos. Según los expertos, las pruebas demuestran que las cartas utilizadas por Noonan y Earhart situaban la isla de Howland a casi seis millas de su posición real.

Estas circunstancias provocaron una serie de problemas que no pudieron ser resueltos. Cuando Earhart y Noonan llegaron a la supuesta posición de la isla Howland, maniobraron en su ruta de seguimiento hacia el norte y el sur para encontrar la isla. Buscaron señales visuales y auditivas de la Itasca, pero por diversas razones, la comunicación por radio era muy pobre ese día. También hubo confusión entre Earhart y el Itasca sobre las frecuencias a utilizar, y un malentendido en cuanto a la hora de registro acordada; los pilotos estaban operando en la hora civil de Greenwich y el Itasca estaba operando en la zona horaria naval, que establece sus horarios con 30 minutos de diferencia.

En la mañana del 2 de julio de 1937, a las 7:20 AM, Earhart informó de su posición, colocando el Electra en un curso a 20 millas al suroeste de las islas Nukumanu. A las 7:42 AM, el Itasca recogió este mensaje de la Earhart: "Debemos estar sobre ustedes, pero no podemos verlos. El combustible se está agotando. No hemos podido comunicarnos con ustedes por radio. Estamos volando a 1.000 pies." La nave respondió, pero no había ninguna indicación de que Earhart lo oyera. Los flyers' última comunicación fue a las 8:43 AM. Aunque la transmisión fue marcada como "dudosa" se cree que Earhart y Noonan pensaron que estaban corriendo a lo largo de la línea norte, sur. Sin embargo, la carta de Noonan de la posición de Howland estaba equivocada por cinco millas náuticas. El Itasca liberó sus quemadores de aceite en un intento de señalar a los pilotos, pero aparentemente no lo vieron. Con toda probabilidad, sus tanques se quedaron sin combustible y tuvieron que amarrar en el mar.

Cuando el Itasca se dio cuenta de que había perdido el contacto, comenzó una búsqueda inmediata. A pesar de los esfuerzos de 66 aviones y nueve barcos — un rescate estimado en 4 millones de dólares autorizado por el presidente Franklin D. Roosevelt — el destino de los dos aviadores siguió siendo un misterio. La búsqueda oficial finalizó el 18 de julio de 1937, pero Putnam financió esfuerzos adicionales de búsqueda, trabajando con pistas de expertos navales e incluso psíquicos en un intento de encontrar a su esposa. En octubre de 1937, reconoció que había desaparecido cualquier posibilidad de que Earhart y Noonan sobrevivieran. El 5 de enero de 1939, Earhart fue declarada legalmente muerta por el Tribunal Superior de Los Ángeles.

Teorías en torno a la desaparición de Earhart

Desde su desaparición, se han formado varias teorías en torno a los últimos días de Earhart, muchas de las cuales se han relacionado con diversos artefactos que se han encontrado en las islas del Pacífico. Dos parecen tener la mayor credibilidad. Una de ellas es que el avión que pilotaban Earhart y Noonan se desplomó o se estrelló, y los dos perecieron en el mar. Varios expertos en aviación y navegación apoyan esta teoría, concluyendo que el resultado del último tramo del vuelo se redujo a "una mala planificación, una peor ejecución" Las investigaciones concluyeron que el avión Electra no tenía todo el combustible, y no podría haber llegado a la isla Howland aunque las condiciones fueran ideales. El hecho de que hubiera tantos problemas que crearan dificultades llevó a los investigadores a la conclusión de que el avión simplemente se quedó sin combustible a unas 35 o 100 millas de la costa de la isla Howland.

Otra teoría es que Earhart y Noonan podrían haber volado sin transmisión por radio durante algún tiempo después de su última señal de radio, aterrizando en el arrecife deshabitado de Nikumaroro, una pequeña isla en el Océano Pacífico a 350 millas al sureste de la isla Howland. En esta isla es donde finalmente morirían. Esta teoría se basa en varias investigaciones sobre el terreno que han hecho aparecer artefactos como herramientas improvisadas, trozos de ropa, un panel de aluminio y un trozo de plexiglás del ancho y la curvatura exactos de una ventana de Electra. En mayo de 2012, los investigadores encontraron un bote de crema de pecas en una remota isla del Pacífico Sur, en las proximidades de sus otros hallazgos, que muchos investigadores creen que perteneció a Earhart.

Foto Amelia Earhart y 'Amelia Earhart: The Lost Evidence'

Amelia Earhart: The Lost Evidence fue un especial de investigación de HISTORY que se emitió en julio de 2017 y que exploraba el significado de una fotografía descubierta por un agente federal retirado en los Archivos Nacionales. La fotografía, que sacó a la luz otra teoría sobre la desaparición de Earhart&#x2019, fue supuestamente tomada por un espía en la isla de Jaluit y se ha descubierto que no ha sido alterada. Un experto en reconocimiento facial entrevistado en el especial de HISTORY cree que la mujer y el hombre que aparecen en la foto coinciden con Earhart y Noonan (la figura masculina tiene una línea de cabello como la de Noonan). Además, se ve un barco remolcando un objeto que coincide con las medidas del avión de Earhart. La afirmación es que si Earhart y Noonan aterrizaron allí, el barco japonés Koshu Maru estaba en la zona y podría haberlos llevado a ellos y al avión a Jaluit antes de llevarlos, como prisioneros, a Saipan.

Algunos expertos han cuestionado esta teoría. El experto en Earhart Richard Gillespie, que dirige el Grupo Internacional para la Recuperación de Aeronaves Históricas (TIGHAR), dijo a The Guardian que la foto era «una tontería». El TIGHAR, que lleva investigando la desaparición de Earhart desde la década de 1980, cree que, al quedarse sin combustible, Earhart y Noonan aterrizaron en el arrecife de Nikumaroro y vivieron como náufragos antes de morir en el atolón. Según otro artículo de The Guardian, en julio de 2017 un bloguero militar japonés encontró la misma foto en un diario de viaje en japonés archivado en la biblioteca nacional de Japón, y la imagen fue publicada en 1935 — dos años antes de la desaparición de Earhart&#x2019. El director de comunicaciones de los Archivos Nacionales dijo a NPR que los archivos desconocen la fecha de la fotografía o el fotógrafo.

Avión

En octubre de 2014 se informó de que los investigadores del TIGHAR habían encontrado en el arrecife de Nikumaroro un trozo de metal de 19 por 23 pulgadas que el grupo identificó como un fragmento del avión de Earhart. La pieza fue encontrada en 1991 en una pequeña isla deshabitada en el suroeste del Pacífico.

Huesos

En julio de 2017, un equipo de cuatro perros forenses olfateadores de huesos de TIGHAR y la National Geographic Society afirmó haber encontrado el lugar donde Earhart pudo haber muerto. En 1940, un funcionario británico informó del hallazgo de huesos humanos bajo un árbol de ren. Futuras expediciones encontraron posibles indicios de una náufraga estadounidense, como restos de una hoguera y una polvera de mujer. El equipo del TIGHAR dijo que sus cuatro perros alertaron a los investigadores de la existencia de restos humanos cerca de un árbol ren y enviaron muestras del suelo a un laboratorio en Alemania para el análisis de ADN.

En 2018, el antropólogo Richard Jantz anunció los resultados de un estudio en el que reexaminó el análisis forense original de los huesos descubiertos en 1940. El análisis original determinó que los huesos eran posiblemente de un hombre europeo bajo y corpulento, pero Jantz señaló que las técnicas científicas utilizadas en ese momento todavía se estaban desarrollando.

Después de comparar las medidas de los huesos con los datos de otras 2.776 personas de la época, y de estudiar las fotos de Earhart y las medidas de su ropa, Jantz concluyó que había una probable coincidencia. "Este análisis revela que Earhart es más parecida a los huesos de Nikumaroro que el 99 por ciento de los individuos de una gran muestra de referencia", dijo. "Esto apoya firmemente la conclusión de que los huesos de Nikumaroro pertenecían a Amelia Earhart. "

Señales de radio

Complementando los resultados del análisis de los huesos, en julio de 2018 el director ejecutivo del TIGHAR, Richard Gillespie, publicó un informe construido en base a años de análisis de las señales de socorro por radio enviadas por Earhart en los días posteriores a su desaparición.

Hipotetizando que Earhart y Noonan cayeron en el arrecife de Nikumaroro, el único lugar lo suficientemente grande como para aterrizar un avión en los alrededores, Gillespie estudió los patrones de las mareas y determinó que las señales de socorro se correspondían con las mareas bajas del arrecife, el único momento en el que Earhart podía poner en marcha el motor del avión sin miedo a inundarse.

Además, varios ciudadanos documentaron la recepción de mensajes de Earhart por radio, sus relatos corroborados por publicaciones de la época. El 4 de julio, dos días después del accidente, un residente de San Francisco escuchó una voz de la radio que decía: «Todavía vivo. Más vale que te des prisa. Dígale al marido que está bien." Tres días después, alguien en el este de Canadá recogió el mensaje, "¿Puede leerme? ¿Puede leerme? This is Amelia Earhart … please come in," se cree que es la última transmisión verificable de la piloto.

Búsqueda de Robert Ballard-National Geographic

En agosto de 2019, el famoso explorador Robert Ballard, que encontró el Titanic en 1985, dirigió un equipo de investigación a Nikumaroro con la esperanza de descubrir más respuestas sobre la desaparición de Earhart'. La búsqueda fue patrocinada por National Geographic, que tenía previsto emitir un documental de dos horas sobre los esfuerzos de Ballard a finales de año.

Legado

La vida y la carrera de Earhart se han celebrado durante las últimas décadas en el &quotDía de Amelia Earhart&quot, que se celebra anualmente el 24 de julio, su cumpleaños.

Earhart poseía un atractivo tímido y carismático que contradecía su determinación y ambición. En su pasión por volar, acumuló varios récords mundiales de distancia y altitud. Pero más allá de sus logros como piloto, también quería dejar constancia del papel y la valía de las mujeres. Dedicó gran parte de su vida a demostrar que las mujeres podían sobresalir en sus profesiones al igual que los hombres y tener el mismo valor. Todo ello contribuyó a su gran atractivo y a su celebridad internacional. Su misteriosa desaparición, sumada a todo esto, ha dado a Earhart un reconocimiento duradero en la cultura popular como una de las pilotos más famosas del mundo.

Información de la cita

Título del artículo

Biografía de Amelia Earhart

Nombre del sitio web

Topstarbiography.com

URL

https://topstarbiography.com/amelia-earhart

Deja un comentario