Biografía Akira Kurosawa

Akira Kurosawa
Fotografía: Jean-Claude Deutsch/Paris Match via Getty Images

Akira Kurosawa

Biografía

(1910–1998)
El cineasta japonés Akira Kurosawa se ganó el reconocimiento internacional con películas como «Rashomon» (1950), «Ikiru» (1952) y «Ran» (1985).

¿Quién es Akira Kurosawa?


Corrección de datos

Nos esforzamos por ser precisos y transparentes. Si ve algo que no le parece correcto, póngase en contacto con nosotros.


El cineasta Akira Kurosawa comenzó su carrera como asistente de dirección en los años previos a la Segunda Guerra Mundial. En 1950, obtuvo el reconocimiento internacional por el cuento de samuráis Rashomon, al que siguieron películas tan influyentes como Los siete samuráis, Trono de sangre y Yojimbo. Tras un período difícil en el que no encontró apoyo para sus proyectos y también intentó suicidarse, su influencia en una generación más joven de directores hizo que su carrera resurgiera con las películas Kagemusha y Ran. Kurosawa falleció en 1998, dejando tras de sí una impresionante obra que le ha valido ser considerado uno de los más grandes cineastas del siglo XX.

Vida temprana

Kurosawa nació en Tokio el 23 de marzo de 1910. Su acomodada familia puede remontar su linaje hasta el siglo XI, y al joven Kurosawa le enseñaron desde muy pronto que era descendiente de samuráis. Sin embargo, a pesar de estos estimados antecedentes claramente japoneses, el padre de Kurosawa creía que tanto él como sus hermanos debían estar expuestos a la cultura occidental, por lo que les llevaba con frecuencia a ver películas.

Al principio, Kurosawa se sintió atraído por el arte; tras terminar el instituto, estudió en la Escuela de Pintura Occidental de Doshisha. Sin embargo, en 1936, su solicitud para trabajar en el estudio cinematográfico Photo Chemical Laboratories llamó la atención de Kajirō Yamamoto, uno de los directores más importantes de Japón en aquella época, que insistió en contratar a Kurosawa. Empleado como ayudante de dirección durante los siete años siguientes, Kurosawa realizó unas 24 películas con Yamamoto y otros directores, y aprendió, en particular, la importancia de saber escribir un buen guión.

Sol naciente

Debido a que había sido calificado como no apto para el servicio militar tras no superar un examen físico anterior, cuando Japón entró en la Segunda Guerra Mundial Kurosawa pudo quedarse en Tokio y seguir trabajando. A pesar de las dificultades económicas inherentes al conflicto, fue durante esta época cuando Kurosawa fue ascendido a director y realizó su primera película, Sanshiro Sugata. Se trata de una película de artes marciales ambientada en el Japón del siglo XIX, que se estrenó en 1943 y mostró el talento de Kurosawa como guionista y director. Kurosawa siguió con Ichiban utsukushiku, con temática de la Segunda Guerra Mundial, en 1944, un logro que se hizo aún más dulce cuando se casó con su protagonista, Yōko Yaguchi, al año siguiente.

Durante un breve periodo tras el final de la guerra, la incipiente carrera de Kurosawa quedó en suspenso debido a las fuerzas de ocupación estadounidenses, pero regresó al cine con su propia crítica al militarismo japonés de antes de la guerra, Sin remordimientos para nuestra juventud, en 1946. Dos años más tarde, dio su primer paso importante con Drunken Angel, un melodrama ambientado en el Tokio de la posguerra que no sólo demostró el alcance de Kurosawa, sino que también supuso su primera colaboración con el actor Toshirō Mifune.

La Internacional

Kurosawa siguió a su primer éxito nacional con el que sería su primer éxito internacional, Rashomon (1950), una historia de asesinatos de samuráis contada desde la perspectiva de cuatro personajes diferentes. Hoy en día se considera un recurso narrativo magistralmente innovador para la época, pero tuvo reacciones encontradas en Japón. Sin embargo, su genialidad no pasó desapercibida en el circuito internacional y ganó el premio principal del Festival de Venecia y el Oscar a la mejor película extranjera. A partir de un guión de Kurosawa, Martin Ritt la rehizo como el western de 1964 La Indignación. Se convirtió en la primera de las muchas obras de Kurosawa adaptadas a este género.

Ahora reconocido como una importante voz en el cine, en el transcurso de la siguiente década, Kurosawa realizó algunas de sus películas más influyentes y entretenidas. En 1952, estrenó la internacionalmente aclamada Ikiru y en 1954, estrenó la épica Siete samuráis, un homenaje a las películas del oeste que más tarde cerraría el círculo cuando se rehiciera como Los siete magníficos (1960). En 1957, Kurosawa demostró una vez más su capacidad de adaptación y su habilidad para el cine, con el estreno de Throne of Blood. Se trata de una reimaginación de Macbeth y está considerada como una de las mejores interpretaciones de la obra de Shakespeare. Le siguió en 1958 La Fortaleza Escondida, la historia de una princesa, su general y sus dos torpes compañeros campesinos en una búsqueda para llegar a casa. Esta película marcó un hito al ser la primera película japonesa que utilizó el formato panorámico, pero podría decirse que es aún más importante por la influencia que ejerció en el joven cineasta estadounidense George Lucas, que nombra La fortaleza escondida como una de las principales influencias para La guerra de las galaxias.

Nubes oscuras

Para obtener una mayor libertad artística en su trabajo, en 1960, Kurosawa fundó su propia productora. Su primera película de esta nueva empresa fue Yojimbo (1961), que sigue a un samurái errante sin nombre mientras hace de intermediario entre las dos facciones enfrentadas de un pequeño pueblo. Entre sus películas más populares y accesibles, Sergio Leone la rehizo como Un puñado de dólares (1964), con Clint Eastwood en el papel del arquetípico Hombre sin nombre;

Sin embargo, a pesar de los continuos éxitos de Kurosawa, el impacto negativo de la televisión en el cine y la depresión económica en Japón le llevaron a buscar trabajo en Hollywood. Por desgracia, ninguno de sus proyectos llegó a buen puerto. ¡Su película de suspense Tren de fuga no consiguió apoyo financiero y las diferencias personales hicieron que la Twentieth Century Fox le despidiera de la película sobre Pearl Harbor Tora! ¡Tora! ¡Tora! A la decepción de Kurosawa se sumó el fracaso comercial de su comedia de 1970, Dodes’ka-den. Abatido, agotado y con problemas económicos, Kurosawa intentó suicidarse en 1971. Aunque finalmente se recuperó, se resignó a no volver a dirigir.

Resurrección

A punto de caer en el olvido, una productora rusa se puso en contacto con Kurosawa para realizar la epopeya de aventuras Dersu Uzala sobre un ermitaño. Rodada en Siberia y estrenada en 1975, el público internacional recibió la película con entusiasmo. Sin embargo, la producción hizo mella en la salud de Kurosawa. Aunque cada vez le resultaba más difícil conseguir apoyo para sus proyectos, Kurosawa perseveró en su empeño de llevar su visión a la pantalla.

Por todo lo que Kurosawa había aportado al mundo del cine, es justo que su profunda influencia se vea recompensada algún día. A finales de la década de 1970, Lucas, admirador de Kurosawa, aprovechó su enorme éxito con La guerra de las galaxias para atraer a Francis Ford Coppola y a la Twentieth Century Fox para producir Kagemusha, una historia de samuráis medievales de proporciones épicas. Estrenada en 1980, ganó el Gran Premio de Cannes y fue nominada como mejor película en lengua extranjera en los premios de la Academia. Reforzado por el éxito de Kagemusha, Kurosawa siguió en 1985 con Ran, su adaptación samurái del Rey Lear de Shakespeare.

Sueños y muerte

En 1990, el octogenario director regresó con Sueños, una propuesta experimental llevada a la pantalla con la ayuda de otro de sus admiradores, Steven Spielberg. Aunque la película tuvo una acogida tibia, en los premios de la Academia de ese año, Spielberg y Lucas entregaron a Kurosawa un Oscar honorífico en reconocimiento a su obra.

El director realizó la poco exitosa Rapsodia en agosto en 1990 y Madadayo en 1993. En 1995, estaba trabajando en su siguiente proyecto cuando se cayó y se rompió la espalda. Las lesiones que sufrió le confinaron a una silla de ruedas durante el resto de su vida y provocaron un rápido deterioro de su salud. Murió de un derrame cerebral el 6 de septiembre de 1998 en Tokio. Tenía 88 años. Desde su fallecimiento, su impacto en el cine se sigue sintiendo a través de nuevas interpretaciones de su obra y de la influencia duradera que ha tenido en algunas de las luces más brillantes de la industria.

Información de la cita

Título del artículo

Biografía de Akira Kurosawa

Nombre del sitio web

Topstarbiography.com

URL

https://topstarbiography.com/akira-kurosawa

Deja un comentario